17. dic., 2012

ENTERRAD MI CORAZON EN WOUNDED KNEE

<<No supe entonces cuánto se había perdido. Cuando miro hacia atrás [...], vienen a mí todavía las imágenes de las mujeres y niños asesinados, amontonados y dispersos por la escarpada garganta. La escena horripilante se me ofrece tan vívida como entonces. Y me doy cuenta ahora, de que algo más murió en aquel barro sangriento y fué enterrado luego por la tormenta. Allí se acabó el sueño de un pueblo. No queda ya simiente alguna y el árbol sagrado ha muerto>>.                                                             ALCE NEGRO

 

Con estas palabras, este llanto emocionado, acaba este libro. Un ensayo que fué publicado por primera vez en 1970 y pronto se convirtió en un best seller internacional.

Enterrad mi corazón en Wounded Knee narra por primera vez la historia de la conquista del Oeste americano contada por las víctimas: los jefes y guerreros de las tribus aniquiladas. Una historia que comienza con la Larga Marcha de los Navajos en 1860 y termina, treinta años más tarde, con la masacre de los sioux en Wounded Knee(Dakota del Sur). Treinta años en los que el "hombre blanco" hace promesas a los indios en forma de tratados, que después son rotos una y otra vez por la codicia que empuja a los conquistadores hacia el Oeste.

Un relato que por su carácter de ensayo hace que su lectura sea algo complicada. No obstante, un testimonio real de un valor histórico impresionante. Donde una vez más, a lo largo de la historia, la civilización y el progreso, impregnados por la codicia humana, empujan y arrasan, como una plaga, todo lo que encuentran a su paso. Y en este caso, una de las culturas ancestrales más ricas e inmensas de todo el mundo occidental.

 

Cuando termino de leer el último capítulo, me invade una gran tristeza y, pienso en cuánta hipocresía existe en el Mundo. Bajo mi punto de vista, una escalada más del hombre hacia la aniquilación inevitable de la NATURALEZA.